Educar en Multiculturalidad: educar en individualidad es formar identidad

viernes, 18 de abril de 2008

Análisis y reflexiones de la película "El hombre bicentenario"

Publicado el 11 de abril de 2008


ANÁLISIS DE LA PELÍCULA “EL HOMBRE BICENTENARIO”


1 - ¿Cuál es el tema central de la película?

El tema central de la película gira en torno al proceso de humanización de un robot.. Andrew, el robot, es un ser absolutamente regido por la razón y la lógica, incapaz de contextualizar las palabras en una conversación, incapaz de sentir y de entrar en el juego de incongruencias y en la emocionalidad del ser humano. Esta película trata del proceso de humanización – el cual se logra sólo mediante la educación –, de cómo un sujeto, de ser un completo desconocedor de la humanidad, comienza a aprehenderla, a prendarse de ella a tal punto que hace propia la naturaleza humana en un paulatino proceso.

Andrew es poseedor de una inteligencia, de una perfección inhumana, pero lo que le vuelve humano no es esta mecánica artificial, para la cual está programado, sino su capacidad de reflexión

Personalmente, pienso que es comparable a un pequeño chico, que comienza a descubrir el mundo. El es un sujeto consciente, activo y creador de su propia educación.


2 - Tres citas textuales de cualquiera de los personajes.

  • “La individualidad no tiene precio”. (Sr. Martin)

Lo que nos separa de otros seres del reino animal es el hecho de no poder diferenciarnos por nuestras características particulares, de tener ideas, sentimientos, una escala de valores propia. Nacemos en principio como pequeños seres sin forma, aparentemente iguales, pero en el proceso de crecimiento, vamos diferenciándonos, desarrollando habilidades y desarrollando características de la personalidad que nos distinguen de otros, haciéndonos únicos e irrepetibles. Así es que Andrew, de ser un androide fabricado en serie, pasa a tener una identidad propia, una impronta, una individualidad. Esta personalidad se va modelando, a lo largo del proceso educativo, proceso que Andrew inicia, de la mano del Sr. Martin.

La educación, como proceso de Andrew, es una actividad dinámica e implica el paso de un estado a otro. Implica una dimensión espiritual superior que se quiere alcanzar y que traspasa la mera concreción como entidad biofísica.

  • “Andrew, eres único…Siento la responsabilidad de ayudarte a ser lo que seas capaz de ser. Tienes la responsabilidad de ser”.

Andrew comienza a comprender que sus acciones no sólo tocan a un número reducido de personas. Su accionar está inserto en medio de la cultura humana; así, comienza a adaptarse a esta. Su accionar deja de ser rudimentario, como el del pequeño lactante sin conciencia o el del autómata que hasta ese momento fue, tomando una significación trascendental, más allá de la simple la satisfacción de necesidades básicas y del ego. Comienza su humanización, mediante la educación. Cabe decir que este proceso es voluntario, pero es gatillado, promovido, estimulado por el medio social en que el sujeto, Andrew, está inserto

  • “Eres libre. Entonces debes aceptar las consecuencias”. (Sr. Martin)

La libertad es un derecho que también implica deberes. Andrew debe marchar de la casa familiar, Poder elegir su destino, tener motivaciones e intereses propios y tomar un rumbo diferente es un deseo propio del humano. A un niño se le educa para que sea libre, pero para ello debe ser consciente. Poseer información y datos del mundo, es útil, pero lo es más quizás el conocerse a si mismo, el saber determinar y sopesar por sí mismo las consecuencias a que conllevan sus actos. Un ser educado irá encaminado por una senda que le convierta más tarde en un ser autosuficiente, carente de necesidades.

Esta libertad también puede ser vista como una libertad interior, libertad que nos permite disentir del resto, tener un pensamiento propio, lo que no significa desvincularse del pensamiento del resto, del mundo externo, sino que aunarse a ellos e integrarse. Esta es la libertad de la que goza Andrew, que mantiene sus ideales hasta el final, aún pese a ser un disidente en una sociedad que no lo reconoce totalmente como parte de la civilización humana. A estas libertades debiéramos aspirar con la educación.

3 - Tres situaciones, hechos, acontecimientos o escenas que le llamaron la atención.

Llama la atención cuando Andrew, al romper el caballito de cristal de la pequeña, parece apenarse por romper la ilusión de esta y es capaz de poner en marcha algo para lo que no está programado: para crear y hacer piezas de arte únicas. Más allá del hecho de que manifieste una capacidad exclusivamente humana - la de crear -, quisiera rescatar la capacidad de ensimismarse, de hacer introspección. Y aquí Andrew pareciera comenzar de manera rudimentaria a reconocer emociones en el otro, el afecto que la niña siente por los animales, afecto que le sirve de inspiración. Andrew se pone en el lugar de la chica, sintiendo empatía. Es capaz de reflexionar sobre sus actos y sobre la repercusión de estos sobre los otros. Así mismo, un niño pequeño primeramente gira en torno a su ego y sus propias necesidades, mas luego cuando tiene conciencia de sí mismo ingresa al mundo educativo (sea educación formal o informal) y comienza a comprender que debe aprender a convivir con otros seres. Andrew tomará como referencia a personas que para él son su familia, al igual que un niño tendrá como referentes para la inserción social a sus padres y profesores, quienes guiarán sus patrones conductuales. Comienza de este modo en Andrew un proceso de aprendizaje (en principio, una educación inconsciente), en la que es guiado por su dueño, el Sr. Martin. Andrew comienza a aprender valores y sentimientos; se adentra en una dimensión ética.

Me resulta significativo lo que se desprende de la escena en que Portia le dice a Andrew “Cambia por dentro, toma riesgos, comete errores para saber lo que sientes. No se trata de ser racional, se trata de seguir tu corazón”. Andrew reflexiona. Ya no está dispuesto a aceptar las situaciones pasivamente, sino también a hacer cambios, aunque esto implica equivocaciones y el error implique frustración. Educar no significa formarse como seres perfectos, sino seres que aprendan de sus errores y sean conscientes que esta característica está presente en su naturaleza. Bien se dice que el hombre no es perfecto, pero es perfectible; educar significa estar conscientes de nuestras debilidades y falencias. Esta conciencia es lo que nos otorga la potencialidad de progresar como seres humanos. Las pasiones y emociones no sugieren irracionalidad en el hombre y no tienen porque ir desvinculadas del trabajo mental, del juicio, la razón y la voluntad. Al contrario, enriquecen la capacidad del ser humano, si este tiene templanza, la mancomunión entre los aspectos puramente racionales y los instintivos.

Capta también mi atención el hecho de que en un principio cuando Andrew conoce a la familia, hace la pregunta ¿ustedes son una familia?. Ya más avanzado el film, Andrew manifiesta al Sr. Martin “Ustedes son la familia de uno”. Andrew, quien partió como un robot, sin conocimiento de lo que significa ser una familia, entiende que no está sólo. Comienza a adquirir conciencia de sí mismo. En algún momento comienza a preguntarse qué hace en este mundo. Comienza a aprehender la idea de pertenencia. Entiende que no somos seres que podamos vivir aislados. Surge en Andrew un instinto gregario. Además, es el factor gregario el que permite su educación. Un ser aislado no se educa. A Andrew se le educa para convertirse en un ser gregario, con capacidad y voluntad de respetar el orden social instaurado. y es por esto que aún siendo perfecto (lo que podría verse como una superioridad frente al hombre), busca simplemente ocupar el lugar de un hombre común y desarrollarse como tal en sociedad, siendo alguien de provecho para esta: uno más dentro del conjunto . Aun cuando no es aceptado como miembro de la comunidad humana, está lejos de rebelarse como haría un antisocial. Lejos de esto, busca contribuir a la sociedad, mediante sus actos, su saber y sus investigaciones. Da cuenta de un proceso de individualización.

4 - ¿Qué tipo de ser humano proyecta la película?

La película proyecta a seres humanos reflexivos, que ven la vida como un ciclo interminable de superación, que ven en cada momento de la vida, inclusive en circunstancias cotidianas (contar un chiste, hacer relojes, tallar una figurita), instancias educativas. El modelo de ser humano presentado es un ser humano activo en su formación, que no sólo recibe información pasivamente.

Tampoco se presenta al educador tradicional que entregaba información para que fuese repetida invariablemente por el alumno. Se muestra un tipo de educador que busca aprovechar las potencialidades del ser humano, dándole herramientas para que cada ser inicie su propia búsqueda.

Si bien también se observan personajes que se resisten a los cambios, en general, el esfuerzo de estos hombres llevan a hacer de su sociedad, algo mejor. La película muestra a personas que buscan dejar lo mejor de sí, que buscan dejar un legado, un capital educativo. Así se ve en la especial relación entre Andrew y el Sr. Martin, quien introduce a Andrew en el proceso de llegar a ser humano.

La película muestra a seres humanos que progresan ideológicamente a lo largo de los años, imbuidos siempre en un proceso educativo. Si bien a Andrew se le trata como una máquina en la que es inútil “invertir tiempo”, se da muestras de una postura abierta, ya que se le da tribuna para expresar y considerar su opinión en un estrado, lo que en otros tiempos (y muy posiblemente, en nuestro tiempo, el actual, aun cuando nos pensemos como una sociedad progresista), sería impensable. Por esto creo, que pese a todo, son una sociedad que avanza y que finalmente se vuelve abierta a la discusión y pluralista, dando instancias de integración a los seres “diferentes”.

5 - ¿Cuál mensaje le deja la película?

Es posible hacer una analogía entre el proceso vivido por Andrew y el proceso que vive cualquier ser humano al nacer y desarrollarse en la vida.

El hombre si bien nace inserto en una cultura, parte siendo un ser que desconoce las costumbres, hábitos y creencias de la sociedad en que vive. La inserción en la cultura es un proceso gradual. La aceptación de la cultura no es un proceso pasivo. Surgen en Andrew aspiraciones e ideales, como la libertad, aspiración totalmente humana. Andrew, el robot, es generador de cambios en la sociedad en que vive, siempre en pos de mejorar su estado actual. Siente también ambición, aspiración también característica y privativa del ser humano. Conoce también las bajezas del ser humano. Esto se ve en el soborno al que somente al fabricante de robots. En definitiva, Andrew ingresa a la dimensión de los Valores. Se ve involucrado en un lento y a veces doloroso proceso; el mismo proceso al que se ve enfrentado un niño cuando comienza a reconocer su mundo: el proceso de la Educación. Andrew, lo mismo que un niño, sufre una evolución, dejando de ser un simple ente, convirtiéndose en persona, proceso que implica una voluntad y el desarrollo de una inteligencia consciente, no una automatización.

El mensaje que me deja esta película es que la humanidad no significa solamente nacer homínido, sino tener la capacidad de entrar en un mundo cultural, lleno de símbolos.

El hombre no vive unicamente en un universo físico y concreto, sino en un universo simbólico. El hombre es capaz de vivir el mundo, de recrearlo y de disfrutarlo. Es capaz de apropiarse del lenguaje, del arte, de los valores y mitos que constituyen el mundo. Andrew es un alumno aventajado, que logra educarse, integrar todo ese mundo de conocimientos a su ser y fundirlos con su esencia y convertirse en una persona, en ser humano que desarrolla a plenitud su potencial.

2 comentarios:

Lorent Godoy dijo...

HOLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA peros :V

Unknown dijo...

Genial, realmente la pelicula es muy emitova por todo ese proceso que se va desarollando en el, ese paso de ser algo que actua por mecanica, hasta empezar a tener voluntad, deseos,ideas y llegar finalmente a lo que se puede concretar como un individuo, que es algo realmente muy complejo. Excelente analisis.